La diferencia entre la caridad y la solidaridad

La caridad y la solidaridad son dos conceptos muy diferentes. Sin embargo para muchas personas son lo mismo. La no comprensión de esta diferencia trae en consecuencia una confusión que ningún voluntario puede darse el lujo de permitir.

 

La caridad y la solidaridad

 

Lo primero que debemos hacer es revisar la definición de ambos conceptos. La caridad se define como el sentimiento de interesarse por las condiciones de otros, generando un motivo que impulsa a querer ayudarlos.

La solidaridad, por otra parte es un concepto que va un escalón más allá. La solidaridad es un sentimiento compartido por un grupo de individuos con la intención de pertenecer a un mismo grupo social. Dentro del concepto de solidaridad no se busca atender una necesidad específica temporalmente. Se busca realizar un cambio de paradigma a fin de lograr un ascenso del estrato social.

Si bien es cierto que la solidaridad también busca y persigue fomentar el interés por aquellos que lo necesitan, lo hace desde una óptica diferente. La solidaridad busca realizar una transformación igualitaria. Se persigue la eliminación de las situaciones precarias no para la solución de un mal determinado, sino para atacar las raíces de dichas situaciones.

 

El problema de la caridad.

 

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de muchas frases célebres, nos dejó una perla de sabiduría en la relación de estos a la caridad y la solidaridad. En dicha frase se desnudan las verdaderas intenciones de ambas palabras.

Esta frase es:

Caridad y solidaridad

Si el Sr. Galeano desprecia o no a la caridad al llamarla humillante, es algo que escapa del alcance de este artículo. Sin embargo, hay un punto que suele llamar la atención. Los conceptos de verticalidad y horizontalidad.

Los seres humanos tendemos a mirar a quienes están por encima de nosotros como a «dioses». Por tanto cuando ejercemos la caridad lo estamos haciendo verticalmente. El meta mensaje que estamos transfiriendo con esta verticalidad es muy marcado. La caridad dice, estoy por encima de ti y me interesa ayudarte, ten esto. No implica ponerse en el lugar del otro, o buscar una forma de mejorar la situación de dicha persona.

Esto obviamente genera un sentimiento de orgullo en la persona que la ejerce. Siendo perfectamente posible que situaciones como la vanagloria se hagan presentes, Quien ejerce la caridad se sabe superior y su interés puede estar ubicado en que esa diferencia de estatus se mantenga. Es uno de los grandes problemas de quienes atacan solo la situación en lugar de las causas.

 

La solidaridad como arma de cambio.

Solidaridad

 

La gran diferencia está en que la solidaridad siempre buscará impactar la sociedad persiguiendo un cambio, ya que en este caso el sentimiento de empatía es lo principal sobre cualquier otra cosa. En la solidaridad ayudamos al que está por debajo porque queremos que su vida cambie. Queremos que sea diferente, queremos que mejore, queremos un cambio constante. Es la aplicación del dicho que dice dale pez a un hombre y comerá una vez, enséñale a pescar y comerá para siempre.

Es por esto que todo voluntario debe aprender a mirar a quienes está sirviendo de manera horizontal. Poniéndose a su nivel. Solo así se podrá entender la verdadera magnitud de lo que dicha persona ha vivido. Es la mejor forma de practicar la empatía y demostraremos que es posible amar a otros tal como nos amamos a nosotros mismos. Cuando estimamos a otros como más importantes a nosotros mismos, podremos mostrar que no hacemos nada por gloria personal sino porque realmente estamos buscando que todos podamos vivir en paz, en armonía y en la satisfacción plena de las necesidades de todos, como reza un viejo dicho del oriente.

¿Qué te ha parecido? Has logrado comprender el significado de la solidaridad contra la caridad y de la importancia de la verticalidad de nuestros procederes. Te invitamos a que si quieres ser parte de los voluntarios solidarios que quieren cambiar al mundo, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestras redes sociales (Facebook / Twitter / Instagram) o a través de nuestro programa Voluntarios del mundo.

 

¡Un saludo a todos los voluntarios!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *