Educación

La educación no se limita sólo a adquirir conocimientos en instituciones

El ser humano se enriquece por medio del conocimiento, la instrucción, el aprendizaje. La educación es una verdadera arma de desarrollo. Permite al individuo adquirir autonomía en su decisiones y sus apreciaciones, le permite analizar cada situación  y decidir que camino elegir.

 

En los primeros años, el infante, recibe de sus progenitores la educación primaria que toda familia  puede y debe brindar, basada en valores universales de convivencia, solidaridad y respeto, que a lo largo de su existencia serán rectores de sus acciones. Luego en su niñez y adolescencia su bagaje de conocimiento se enriquecerá con instrucción formal, asistiendo al colegio primario, el secundario, antesala de la universidad siempre con bases firmes inculcadas desde su primera edad.

Educación y los niños
Educación e indisciplina

La educación es la sumatoria de lo proporcionado por diferentes factores. El principal factor es el hogar y los padres, porque difícilmente un niño podrá comprender lo que se le enseña como bueno si en su relación cotidiana sus padres, guías, mentores naturales y principales figuras de autoridad se comportan de manera opuesta a lo explicado. El individuo es un animal de aprendizaje, no es cierto aquello que popularmente escuchamos: : “Siempre fue revoltoso”.  No, la realidad indica que un niño es indisciplinado cuando se cría a la buena de Dios, solo desamparado, sin limites sanos que lo protejan. Por estas razones, los primeros educadores son los padres. Los límites son algo tan básico como respirar y es responsabilidad de los padres señalarlos y exigir su cumplimiento, porque conforman una de las reglas básicas de la convivencia social armónica.

La exclusión social tiene sus raíces en la carencia de educación. Los padres no la poseen esto no se limita a la educación formal, sino familiar. En consecuencia el pequeño crece desamparado y susceptible a las influencias de valores ajenos a la realidad social. Creciendo de esta manera con una visión social distorsionada, y  difícilmente su vida alcanzará una felicidad, esto aunado a que carecerá del reconocimiento de propios y extraños por su falta de educación.

Los estadios de la educación se forman al menos por los imprescindibles aportes de: padres, medio, colegio. La recompensa es un móvil fundamental que el niño siempre tiene presente. La recompensa de adquirir buena educación, en todos su estadios es premiado con alcanzar el éxito en la vida, en la rama elegida.

El ser humano no nace ni bueno, ni malo, sólo está expectante como una esponja a absorber indicaciones, señales del entorno, que le señalan su camino. Lo aprendido en la niñez resulta difícil de cambiar en la adultez, porque marca a cincel el derrotero de la vida. La psicología enseña que dentro de los primeros 6 años de vida, se gesta el argumento del vida del individuo. Es por esto que hogares disfuncionales tienden a perpetuar esta condición sin que muchos se expliquen el porque.

Por ser humanos, siempre podemos con voluntad, dedicación y comprensión, girar 180 grados nuestras conductas, acciones, decisiones, si alguien o varios se dedican a producir este cambio. Un sentimiento, un amigo, una circunstancia, la fe, una filosofía de vida, pero siempre debe estar presente la voluntad.

Educación: Graduaicón

La educación, en el sentido más amplio del término es una verdadera herramienta de desarrollo, La Biblia en el libro de Oseas, decreta claramente mi pueblo perece por falta de conocimiento. Debemos siempre tratar de que la educación esté disponible para la mayor cantidad de seres humanos ya que permitirá colonizar la sociedad de buenas y productivas acciones que redunda en beneficio de toda la sociedad.